Cómo pintar una habitación: pasos, materiales y herramientas

Quizá no es a gusto de muchos, pero las vacaciones o el verano es un buen momento para poder pintar la casa o, en concreto, pintar una habitación.

El buen tiempo y el calor favorece el secado mucho más rápido y así no hay que esperar tanto entre capa y capa o, mucho mejor, entre habitación y habitación si lo que te has propuesto es pintar toda la casa.

Aprovechando, además, que muchos miembros de la familia tendrán días libres se puede convertir en una tarea la mar de divertida donde participen todos.

Antes de comenzar a pintar una habitación hay que tener en cuenta una serie de materiales, herramientas y pasos para llevar a cabo este proceso como un verdadero profesional. Ahorrarás tiempo y, sobre todo, dinero, si sigues estas indicaciones para que tu casa vuelva a lucir como nueva. Además, es la ocasión perfecta para cambiar de color, de estilo y de decoración de las habitaciones.

Aspectos a tener en cuenta antes de pintar una habitación

La cantidad de pintura que vamos a usar es útil para no tener que dar varios viajes a la tienda. Y, por supuesto, eso incluye elegir los tonos adecuados que queremos para cada estancia.

Aunque suele pensarse que es al contrario, la pintura suele oscurecerse un poco cuando se seca. Si quieres un color en concreto, elige siempre un tono más claro de lo que realmente quieres para así dar con el resultado que deseas obtener.

  • Herramientas: Brocha, rodillo, espátula, nivel, lijadora orbital
  • Materiales: Fondo fijador al agua, la pintura, el plástico protector para muebles, cubre zócalos, masilla tapagrietas y cinta de carrocero

¿Ya lo tienes todo? ¡Comencemos a pintar!

Paso 1: Cubrirlo todo

Es el primer paso para luego no llevarse disgustos cuando terminemos. Cubrir los muebles, sofás, mobiliario en general y las zonas que queremos proteger con el plástico. Sin embargo, otro tipo de zonas más pequeñas y que se pueden manchar fácilmente como pueden ser los enchufes o los rodapiés las cubriremos con cinta de carrocero.

La masilla la usaremos en este paso para tapar agujeros y grietas en la pared. Ayúdate con la espátula para aplicarla correctamente y que quede lisa.

Cuando se seque la masilla pasa la lijadora para dejar la superficie bien lisa, limpiándola posteriormente con un trapo húmedo para retirar el posible polvo que haya ocasionado la lija. Así, cuando pases la brocha o el rodillo, la pared quedará lisa y uniforme con el resto.

Paso 2: Preparando la sesión de pintura

Antes de comenzar a utilizar la pintura, es recomendable usar una imprimación selladora al agua para conseguir que la pintura agarre mejor en la pared y el color sea mucho más fuerte y duradero. Es una manera, además, de ahorrar pintura.

Ahora toca la hora de crear. Por ejemplo, si quieres usar distintos colores en una misma estancia tendrás que dividir la pared con la cinta de carrocero que impedirá que se mezcle y quede totalmente recta.

Paso 3: ¡A pintar!

¡Manos a la obra! Para que no te equivoques y no te salgas y, así, quede todo más uniforme, comienza pintando la habitación recortando los ángulos y las zonas de unión de las paredes con la brocha. Usa entonces una guía para que no manches el techo, sobre todo si quieres que se mantenga de un color distinto o no quieres pintarlo.

Después pasamos al rodillo antigoteo que, mejor, que sea de pelo fino para distribuir mejor la pintura. Dejamos que se seque para luego aplicar una segunda capa.

Si quieres combinar varios colores en una sola pared para una idea más creativa, es en ese momento cuando tienes que retirar la cinta de carrocero y dejar secar la pintura. Secada es entonces cuando colocamos las cintas en el color que ya está hecho y queremos mantener aplicando el segundo tono en las que estaban tapadas.

Paso 4: Descubrir todo, limpiar y, ¡nuevo aire para la habitación!

¡Y listo! Ahora solo queda quitar los plásticos protectores y los cubre zócalos con cuidado para no ensuciar con pintura.

El resultado de una habitación recién pintada es espectacular.

Pintar una habitación es una forma de cambiar totalmente el aspecto de la misma, viéndose como nueva, reluciente y limpia.

Os dejamos algunas ideas más para pintar dormitorios o salones:

 

Escribe un comentario

*Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.

Un comentario

Lourdes Amparo VILLAMARÍN POBLETE

La información es bastante útil… Gracias!!!