Consejos para ser un buen padre

Compañeros de juegos, cómplices en el que siempre se puede confiar, etc. Los niños toman a su padre como modelo a seguir y conforme van creciendo, la admiración que le profesan va en aumento. Así que podemos defraudarles.

Para ser un buen padre, es necesario que se transmita alegría al hijo día a día. A continuación os dejamos unas ideas muy interesantes para aquellos padres que desean ser el mejor. ¡No te pierdas nuestros consejos para ser un buen padre!

– Pasar tiempo con tus hijos: hay que buscar siempre tiempo para estar con ellos, aunque tengamos obligaciones. Por ejemplo, las horas de las comidas, cuando se preparan la mochila para el cole, mientras juegan, cuando escuchan música, etc.

– Ser un buen ejemplo: todos los hijos se fijan en su padre. Los padres son los modelos de sus hijos desde pequeños, de aquí el porqué a la expresión “De tal palo, tal astilla”. Los niños copian sus modos de ser, su carácter. Por lo tanto debemos saber educar con el ejemplo y enseñarlos a corregir sus errores.

– Estar a las duras y a las maduras: los hijos necesitan la figura paterna siempre, para solucionar muchas situaciones.

– Regalar alegría: para que un niño tenga una vida feliz en el futuro y una buena salud mental, su infancia debe ser así. Llegar a casa con ganas después de un duro día de trabajo, jugar con ellos, planificar excursiones, deben ser muy importantes a lo largo de su infancia. Deben descubrir lo bueno de la vida conforme van creciendo.

– La importancia de escuchar: es esencial estar atentos a lo que dicen y animarles a expresar lo que sienten o sus opiniones. Siempre que los escuchemos se sentirán importantes.

– Educar con respeto y cariño: debemos disciplinar a nuestros hijos para que en el futuro sean grandes personas. Si marcamos límites o si les negamos algo que quieren, siempre debe ser por su bien. Recordar que no hay que educar para que no molesten, sino para que sean felices y razonables.

– No le sobreprotejas: déjales su espacio. Tus hijos deben saber que pueden contar contigo para lo que sea, pero también necesitan la libertad de poder tomar sus decisiones, con sus consecuencias, ya sean buenas o malas. Todo esto le ayudará a crecer como persona y a guiar su camino. déjales su espacio. Tus hijos deben saber que pueden contar contigo para lo que sea, pero también necesitan la libertad de poder tomar sus decisiones, con sus consecuencias, ya sean buenas o malas. Todo esto le ayudará a crecer como persona y a guiar su camino.

– Establece límites: todo niño debe tener unos límites marcados, para poder saber dónde puede llegar, se flexible con ellos pero no muy permisivo, ya no que sabrá que conducta será la correcta.

– No le compares con otros: nunca compares a tus hijos con sus compañeros o amigos, esto puede hacer que piensen que no son suficientemente buenos y su autoestima baje. Además, esto creará brechas en la relación padre e hijo a largo plazo.

– Elogia sus logros: Es de vital importancia para un niño que sea elogiado cuando haga algo bien. Se suele comentar lo que se hace mal, pero olvidamos celebrar lo que se hace bien. Esto potenciará su aprendizaje.

– Contar cuentos y fomenta su lectura: los niños necesitan relatos para aprender a hilar situaciones, a comprender la vida, por lo tanto es esencial contarles cuentos o vivencias de los padres. Además debes buscar la forma de fomentar la lectura para que la vean como algo divertido.

– Estar al tanto de sus cosas: sus asuntos son muy importantes, aunque en la realidad sean banales. Nunca hay que agobiar o obligar a que nos cuenten sus cosas, pero debemos darles confianza y que existe una preocupación por sus temas personales.

– Querer y respetar a la madre: si el padre no tiene una relación amorosa con la madre de sus hijos, es necesario que al menos tenga una relación amistosa. Si por diferentes motivos, la relación entre los padres no es la mejor, delante de los hijos debe reinar el respeto, el buen trato de los padres es indispensable. Y ante todo, jamás hay que descalificar a la otra persona, ya que a partir de ahí se forma la personalidad de vuestro hijo.

Cuidar y educar de los más jóvenes no es fácil. Si sigues algunos de estos pasos, estamos seguros que el camino se allanará. Suerte!

Albornoz Gibara Ajuar

Albornoz Gibara Ajuar

Escribe un comentario

*Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.